Cuidados.

Cultivar cactus y plantas suculentas termina por convertirse en una forma de esparcimiento que nos aleja del estrés y nos mantiene agradablemente ocupados, es una tarea muy importante en la actualidad, para promover la recuperación de las plantas en peligro de extinción y el equilibrio ecológico.  Para cultivar con éxito nuestras plantas debemos observar que el sustrato o tierra en el que están plantadas sea poroso, de preferencia que tenga 2 o 3 partes de arena ligera como el tezontle, por una parte de tierra de la que normalmente usamos para nuestras plantas del jardín. Esto hará una mezcla de buen drenaje, es decir, que no acumulará excesos de humedad. Así mismo, debemos regar sin tanta frecuencia (cado ocho días en sol directo y cada 15 días en interior), permitiendo incluso, períodos de sequía entre un riego y otro, que  nos darán la seguridad de que nuestro cactus ya tiene sed en el momento de rehidratarlo; podemos bañar nuestra planta al regarla desde arriba o también, poner la maceta en una bandeja con agua para que absorba desde abajo, según sea nuestro gusto. Por otra parte, debemos buscarles un lugar con buena iluminación, de preferencia natural, aunque la radiación solar no sea directa.